Se necesita una alianza y no un simple acuerdo

Martes 04 de Agosto de 2009
José Luis Marqués, Publicado en Heraldo de Aragón, 04/08/2009 Todos nos sentimos desilusionados por el fracaso de las conversaciones mantenidas entre Patronal, Sindicatos y Gobierno en la infructuosa búsqueda de un aparentemente imposible acuerdo social.
Tras el fracaso, anticipado hace semanas por alguno de los interlocutores, comienzan los reproches y el señalamiento de culpables. Se buscan razones para explicar porqué se ha fracasado, se intenta lavar la imagen de cada uno y eso si, se manifiesta vehementemente que no todo está perdido, y que las conversaciones seguirán tras el periodo estival.
Desde la perspectiva de un observador un poco distante, que quiere ser imparcial y al que le preocupa mucho lo que una falta de entendimiento entre las partes puede provocar a corto y medio plazo, deseo compartir una serie de reflexiones por si eso puede ayudar a recuperar una gran oportunidad perdida.

1.-Muchas de nuestras empresas necesitan mejorar su competitividad. En ese empeño, todos los interlocutores sociales deben emplearse con las mejores ideas y argumentos.
2.- Pretender resolver los problemas de competitividad de nuestras empresas con una mayor flexibilización del mercado de trabajo, es además de un error, una muestra de una visión superficial y poco reflexiva. Debemos profundizar en averiguar porqué países con menos flexibilidad y mayores costes laborales son más competitivos que nosotros.
3.-La competitividad de las empresas está apoyada, entre otros, en dos elementos fundamentales, la formación de los trabajadores y la actitud ante el trabajo y ante los objetivos de la empresa. (Hablo de todos los trabajadores a todos los niveles). Sin la adecuada formación y la imprescindible actitud, por mucha flexibilidad que se tenga, por mucho despido libre que haya, la empresa nunca será competitiva.
4.- Creo que el foco de las negociaciones ha estado alejado de las necesidades reales de nuestra sociedad. Nos guste o no, ha sido algún representante sindical el único que ha realizado algún comentario con visión estratégica.
5.- Medidas que incrementen el déficit son inaceptables en una negociación de este estilo en nuestra situación actual. Un eventual aumento del déficit debe reservarse a necesidades de emergencia nacional. Insistir en medidas de este estilo, y hacer de ellas un punto de ruptura, me parece irresponsable.
6.- Está claro que las empresas, sobre todo las Pymes están sufriendo desproporcionadamente la falta de tesorería. Ese es un problema cuya solución haría más por mantener el empleo que cualquier otra acción. La solución a este punto cae más en la propia Administración y en las Instituciones Financieras que en los objetivos de un diálogo social.
7.-Si buscamos un resultado de calidad en una negociación, fijarse plazos suele ser contraproducente. Hacerlos públicos o utilizarlos como medida de presión, es casi siempre un error.
8.- Las partes creo que se han aproximado al proceso sin delimitar los distintos niveles de objetivos formulados de la forma más global posible. A lo largo de las conversaciones, hemos percibido poca visión estratégica y mucho luchar por objetivos parciales, cuantificables y en cierto modo irrelevantes. Más parecía una negociación típica de un convenio colectivo, (en el que cada parte tiene que satisfacer a sus representados o clientes por encima de otras consideraciones) que unas conversaciones con el objetivo de encontrar entre todos la mejor solución posible para la coyuntura del país.
9.-En las negociaciones realmente transcendentes, los líderes de las partes, suelen terminar volviendo a sus representados para convencerles de los resultados obtenidos, nadar a contracorriente muchas veces, desgastarse, sufrir críticas e incomprensiones, ya que a lo largo del proceso se han visto comprometidos a cambiar sus propios planteamientos iniciales. Un negociador que mantiene sus puntos de vista equivalentes al principio y al final del proceso, no ha negociado, ha sido simplemente el portavoz de sus representados.
10.- Bien, creo que no hemos tenido una negociación en el sentido más noble del término. Pero además creo que el país no la necesitaba. Necesitaba algo más, algo mucho más importante. El país necesita una Alianza entre todos los protagonistas que sean capaces de sentarse ha hablar sin agendas previas y que construyan los apoyos que nuestra actividad económica necesita para resistir lo que nos va a venir en los próximos 10 años. ¿Nuestro sentido de la responsabilidad, nuestra generosidad nos va a permitir hacer eso?
 
Comentarios y reacciones